lunes, 7 de marzo de 2011

FINALIZA LA GIRA POR EEUU


Talento le basta y sobra a Julieta Venegas.

La cantante tijuanense demostró que una buena voz y una gran habilidad para componer canciones y tocar numerosos instrumentos es lo que realmente se necesita para consagrarse en la música y ser una de las favoritas del público angelino.

Con Amores platónicos abrió el concierto en el Nokia Theatre pasadas las 9:00 p.m. del sábado. Para esta apertura, se sentó a tocar el órgano.

El segundo tema que interpretó fue Limón y sal, para el que tocó la guitarra.

Minutos después, dejó este instrumento para tocar el acordeón y cantar Bien o mal.

Otros populares temas que interpretó durante casi dos horas fueron Algo está cambiando, Algún día, Canciones de amor, Amores perros, Eres para mí y un cover de La jaula de oro de Los Tigres del Norte. Esta última hizo que los presentes se pusieran de pie y hasta bailaran al estilo de la música norteña.

Lo mismo ocurrió en más de una ocasión, cuando la gran mayoría de la audiencia que abarrotó el recinto se levantó de sus asientos para corear temas como Lento, El presente y Despedida.

En varias ocasiones, la ex integrante del grupo Tijuana No! se dirigió al publico para explicar el origen de sus canciones, como lo hizo con Duda, Debajo de la lengua y Otra cosa, título de su disco más reciente.

Portando un sencillo vestido blanco con franjas negras en áreas como la manga y el busto, leggings y botines negros, y una sencilla cadena con corazón rojo como pendiente, la cantautora de 40 años también dio muestra de sus únicos y singulares pasos de baile, mismos que fueron acompañados por los movimientos de sus manos.

"Este es el último show del tour por Estados Unidos que ha sido increíble y es muy lindo cerrar este ciclo aquí. Los Ángeles muchísimas gracias por esta noche, por tanto cariño de siempre", dijo complacida de Otra Cosa Tour.

Después de despedirse y dejar el escenario, al pedido de "otra, otra" regresó.

"Claro que sí, muchísimas gracias", dijo sonriente.

Interpretó dos canciones más para después cerrar con broche de oro con la popular Andar conmigo.

"Los llevamos en el corazón, buenas noches", concluyó.

Sin escenografía y tan solo un show de luces reflejado en una cortina negra, Venegas demostró que su calidad musical y éxito son indiscutibles, sobre todo en esta ciudad, de donde parece ser hija adoptiva.

En la tarima estuvo acompañada por seis músicos que al igual que ella tocaron diferentes instrumentos o hicieron coros en el transcurso del show, donde hubo personas de diferentes edades y grupos étnicos, sin importar la barrera del idioma.

A diferencia de muchos de sus colegas, que pasan de un escándalo a otro y se dedican a hablar de su vida privada, la cantante mexicana se ha dedicado a crear buena música y ahora a su primogénita de casi siete meses, cuyo padre todavía no ha sido revelado por la cantante. Esta actitud la ha llevado a ser respetada y reconocida por su talento y no por la expectativa que crea en la prensa de espectáculos.

No hay comentarios: